30 diciembre 2010

Noche de Julio

Magia, en una noche de Julio, del 2005.

Jardines de Santa Clotilde, Lloret de Mar




Ayer te besé en los labios...

Ayer te besé en los labios.
Te besé en los labios. Densos,
rojos. Fue un beso tan corto,
que duró más que un relámpago,
que un milagro, más. El tiempo
después de dártelo
no lo quise para nada ya,
para nada
lo había querido antes.
Se empezó, se acabó en él.

Hoy estoy besando un beso;
estoy solo con mis labios.
Los pongo
no en tu boca, no, ya no...
-¿Adónde se me ha escapado?-.
Los pongo
en el beso que te di
ayer, en las bocas juntas
del beso que se besaron.
Y dura este beso más
que el silencio, que la luz.
Porque ya no es una carne
ni una boca lo que beso,
que se escapa, que me huye.
No.
Te estoy besando más lejos.

Pedro Salinas

22 diciembre 2010

Lindaraja





La lucha por un sueño

 Es la lucha por un sueño
de la luna la salida,
sabia que alimenta a los poetas;

del río, la empecinada contienda
en llevar del mar a lo más profundo sus bravas aguas;

con aromas de pugna,
de una hormiga la labor
porque no muera jamás del hervidero el latido;

de unos ojos, el mirar,
cuando reflejan su llama en otros ojos y profundo se besan;

surcadas manos,
de la labor y de los años de brega,
sedientas siempre de tierra cariñosa;

nana prodigiosa tan vital como la leche
a su niño chico el amoroso canto de una madre;

o esos versos, que brotan
desgarrados de la pluma y del corazón,
impulsos del alma.

(Aurora)

http://auroraalvarez-a.blogspot.com

18 diciembre 2010

Cuando ella pasa



LOS MEJORES DESEOS PARA TODOS MIS AMIGOS



Paisaje de silencio rosa 120 x 90


Cuando ella pasa

Sentado junto a la ventana,
A través de los cristales, empañados por la nieve,
Veo su adorable imagen, la de ella, mientras
Pasa... pasa... pasa de largo...

Sobre mí, la aflicción ha arrojado su velo:-
Una criatura menos en este mundo
Y un ángel más en el cielo.

Sentado junto a la Ventana,
A través de los cristales, empañados por la nieve,
Pienso que Veo su imagen, la de ella,
Que no pasa ahora... que no pasa de largo...

Fernando Pessoa



Has transformado un simple paisaje nevado, blanco, frío, triste y melancólico, en uno lleno de vida. Ese sol ocultándose tras los árboles, nos muestra un magenta que se funde con el cielo, y la nieve recibe esos reflejos violetas, que hace que quien mira esta obra se quede prendado de su belleza, incapaz de retirar la mirada en ese horizonte tan impresionante. Manejas los colores magistralmente, y quienes tenemos la suerte de ver tus obras, disfrutamos con mucho placer. Felicidades Andrés por tan buenos trabajos.

Mayte Iglesias Blazquez

14 diciembre 2010

La ultima rosa--Alhambra


BRUMARIO

Casas suspendidas
cuartos-navíos
ojos interiores
secretos
mecidos por luz.


Ropajes nómadas
ríos de la memoria
transitan
en la bruma de Valpo.



Navegan
coihues callados
conciencias clandestinas
interrogan.


Lámparas de tempestad
buscan su centro
con centauros y heroínas
en el "Espejo de Cronos".


Nadan en el polvo cósmico
A
Z
U
L

Presagian la Belleza.

Elsa Tenca Mariani


http://www.po-etica2010.blogspot.com

13 diciembre 2010

Paisaje de oro



Paisaje de oro 80 x 80



No era la Muerte, pues yo estaba de pie...

No era la Muerte, pues yo estaba de pie
Y todos los muertos están acostados,
No era de noche, pues todas las campanas
Agitaban sus badajos a mediodía.

No había helada, pues en mi piel
Sentí sirocos reptar,
Ni había fuego, pues mis pies de mármol
Podían helar un santuario.

Y, sin embargo, se parecían a todas
Las figuras que yo había visto
Ordenadas para un entierro
Que rememoraba como el mío.

Como si mi vida fuera recortada
Y calzada en un marco
Y no pudiera respirar sin una llave
Y era como si fuera medianoche

Cuando todo lo que late se detiene
Y el espacio mira a su alrededor
La espeluznante helada, primer otoño que llora,
Repele la apaleada tierra.

Pero todo como el caos,
Interminable, insolente,
Sin esperanza, sin mástil
Ni siquiera un informe de la tierra
Para justificar la desesperación.


Emily Dickinson

08 diciembre 2010

El Latido de África- Granada




http://www.palabrasconmirada.com/




Actos en conventos granadinos, que unen poesía y música, y ofrecen la posibilidad al terminar degustar un dulce artesanal de las monjas.
Acompañado de lectura de poemas de autores africanos



Dia blanco 87 x 67


VEN CONMIGO


Ven conmigo, deja entornado
el portón del frío, elude la vela confusa,
evanescente, a ver si tenemos suerte
y encontramos el péndulo recto
que sostiene al instante.

Desnúdate con las hojas del otoño.
no seas tonta, no tengas miedo,
que el hallazgo pone en su sitio
las dudas contagiadas en la altura.

Anda, vente conmigo, me conmueve
que me acompañes ahora, después,
la exactitud se ajusta al silencio
de un antes acomodado a las horas.

Mírame, intentemos reconocernos,
pero que no sea en la arruga del reloj,
que no sea en ojos de esperanza
que hablan y callan de repente.

Mira el momento que nos mira,
hazlo eterno, y entonces podrás
decir que el amor no es un acontecer.


Pedro López Ávila

29 noviembre 2010

Sueño despierta


AMAZONA


Sueño despierta

ese pretérito rojo imperfecto

que trazó una circunferencia

sin círculo y un triángulo sin vértice.

Camino el trapecio del azul

en todos sus colores selváticos

como amazona llena de dicha

que da luz a miles de besos

en los labios.

Mujer griega y romana

hice del dolor

una blanca transparencia

que no quiero volver

a encontrar.

Mónica López Bordón


http://www.monicalopezbordon.com

28 noviembre 2010

LO IRREPARABLE-Emilio Prados



Me asomé, lejos, a un abismo...

Nuevo amor






LO IRREPARABLE


Cuando nos separamos,
_ cuando huiste_
quedamos sólo uno:
tan sólo una semilla,
un huerto, un solo árbol.
Después, cuando volviste
_ cuando nos encontramos
de nuevo _, no nos reconocimos:
éramos dos y ahora para siempre:
dos árboles, dos sombras, dos silencios.

Emilio Prados






Cerré mi puerta al mundo

Dormido en la yerba




Ven, méteme mano

¿Vivo del mar?

Y mi silencio...

Emilio Prados (1899-1962).

21 noviembre 2010

De nuevo La Luz

"Tengo una grande y determinada determinación de no parar hasta llegar, venga lo que viniere, suceda lo que sucediere, trabaje lo que trabajare, murmure quien murmurare, siquiera me muera en el camino, siquiera se hunda el Mundo"


Teresa de Ávila




De nuevo la luz




De nuevo La Luz.


De la Moraña


A la Morería.


De los otoños de encina a los veranos de ciprés


De aromas de pino


A los sutiles olores del jazmín y la buganvilla.



Este sigue siendo el siempre renacido y “viejo” Rueda.


Mediterráneo y continental


Céltico y Omeya


Gredos y bética fundidos por la sensibilidad de la luz.


¡Y el agua!



Miguel Ángel. (admirador y amigo)

19 noviembre 2010

Loma encantada


Loma encantada

Este cuadro es una sugestión de formas y colores acentuada por su encuadre horizontal tan acusado que limita la verticalidad y nos remite a un encuentro, del cielo y del suelo, lleno de vida y evocación erótica. Uno cielo luminoso y coloreado en azules, y un suelo húmedo, floral, lleno de vida y belleza. Todo está envuelto en la abundancia de colores y de vegetación. La composición acentúa las líneas suaves y onduladas, el cielo se deja deslizar suvamente por la loma. Un sueño de confort natural y abundancia nos invita a relajarnos, a gozar del encuentro cercano de dos mitades que se reclaman. Es una obra que nos incita a averiguar el secreto de su atractivo.

Manuel Cerezo Arriaza

http://manuel.cerezo.name/

16 noviembre 2010

Crepúsculo y la noche


Crepúsculo y la noche 116 x 100

Apenas queda luz para iluminar el campo y la silueta de un árbol. Luz de fuego con el sol cayendo. Naranja y magenta que la noche lentamente va apagando. Pero la belleza no cesa, porque un hermoso manto azul todo lo cubrirá, y esa silueta de ese árbol protagonista seguirá ahí, iluminada con el reflejo de la luna. Ese magnífico instante entre la tarde y la noche quedó ahí inmortalizado en esta preciosa obra, que nadie como tú Andrés, sabe plasmar.

Mayte Iglesias Blazquez

http://maybla.artelista.com/

11 noviembre 2010

El ángel es el secreto.


El ángel es el secreto. pastel sobre tela

Viaje

El sol se oculta.

Estoy preparado.

Los mensajes son el fuego.

La noche aún resiste.

El ángel es el secreto.

Los colores quiebran el azul.

Los pájaros anuncian el paso del viento.

La poesía se orienta hacia el misterio.
El viaje es el camino.

Escribo Machado y amanece.

Pedro Enríquez

( de Liturgia del olvido)



Pedro Enriquez en mi estudio

05 noviembre 2010

Dos Escritores y un Pintor

Desvaidos reflejos 100 x 90


Callaos, mientras se cruzan los sueños.
Veréis como todo anda,
nada queda vacío;
veréis un niño sin vestiduras,
bebiendo en la altura de las fuentes;
veréis la evidencia en la nada
y, sin embargo, todo resurge
en la antorcha de la alegría;
veréis el alba clavada en la luz,
enredada en la tierra,
desbordando una paz imborrable
como presente sin palpitación;
veréis el camino de las calles
en las raíces del tiempo;
veréis un paisaje secreto
de un momento no vivido
y encontraréis una mano verde
de recuerdos que os acompaña.
Imaginaos que la verdad existe,
que el tiempo es ese momento
en que se detiene vuestro destino,
que ese momento no es un recuerdo
de otro recuerdo del ayer,
que el recorrido de un día
no vale para el siguiente.
Entonces, comprenderéis que todo es inútil,
que la lucha no acaba mientras se vive.

Pedro López Ávila

http://pedrolopezavila.blogspot.com/



Una flor de agua cae 81 x 65


Andrés Rueda: la visión como relato

Visitamos la Galería de Arte de La Zubia. Hay dentro un cuidadoso ejemplo de respeto por el arte y por el visitante. Nada distorsiona en su cuidada instalación la mirada del público a la muestra pictórica, nada inquieta más que lo que se adivina tras la densa mirada que incita a esa pintura. Andrés Rueda expone su obra.

El visitante se encuentra de pronto convocado a ver la realidad con arreglo a un conjunto de condiciones insólitas. El mundo que sostiene nuestra vida se compone de insinuaciones efímeras, que a veces solo duran pocos segundos, para perderse luego en la memoria, o quizá para precipitarse entre la niebla y el olvido. El tiempo parece apaciguarse en torno a la muestra.

Asistimos al instante en el que la visión se hace evocación y laberinto de espejos que nos proyectan hacia puntos de vista y a modos de ver y percibir con los que no habíamos contado. Es el momento en que son conjuradas las leyes de la forma y del cromatismo que nos permiten acercarnos a la identificación de los espacios y de las escenas cotidianas.

El tiempo y el mundo parecen haber detenido su aliento. Aspiran a ese sosiego con que se inicia el presente, reclaman voz para esos parajes que no se resignan a la indiferencia y condensan en sí mismos las preguntas más sutiles y las respuestas más sencillas.
El agua y la luz se vinculan en un temblor de recental que se resiste a ser abandonado en el páramo. El oleaje acaba de expulsarnos como si fuéramos viejos navegantes que confiaron en sus fuerzas con desmedida arrogancia, y hubiéramos ya comenzado un vagar sin huellas en la arena, sin viento sobre el rostro.

Pero esa luz que se disuelve entre lo umbrío nos afirma frente a la soledad, da forma reconocible a nuestra perplejidad, ahuyenta esos ocupantes furtivos que inquietan nuestros sueños.

Andrés Rueda se asoma al mundo para ofrecerlo, con esa lentitud con la que nuestro idioma, el viejo y nítido castellano que él aprendió en su infancia, ha creado esa palabra. Viene del otro lado, ha subido el collado que se ve a la espalda de nuestro mundo rutinario y aparece desde lo alto de un vivir errante, quizá a iluminar con genial humildad de caminante avezado nuestra perplejidad.

Manuel Díaz Castillo
Catedrático de Literatura Española

31 octubre 2010

CARNE DE VERSOS

Carne de versos -pastel sobre tela 73 x 60

CARNE DE VERSOS

Sorpréndeme las manos con titánicas embestidas, vísteme los labios desbordados de pasión furtiva. Muéstrame, en los bordes de tu piel, el cuerpo ligero y el rostro cálido, tiernamente, con tu distraída voz, inagotable y vividora.

Quietamente dime la verdad con dos palabras sencillas, hermosas, vencidas en la melodía prometida, tejida en las impenetrables manos del poeta. Y no me preguntes nada.

Sé que dormí el deseo en el soliloquio del alfarero, aquel que me dijo:
“Vendrá la primavera, contigo vendrá la primavera y rozará el verso en la noche azulada, gloria embellecida y todas sus flores, lirios, violetas, guirnaldas y rosas deshojadas por un mirlo inquieto”.

Irremediablemente tienes que decirme del inmenso abrazo agarrando nuestro pecho, detenido en todas la bocas abiertas al mundo. Despiértame de esas fantasías del oráculo, del presentimiento y de las tentaciones contra el abismo sin sentido.

Mírame, mañana, desprovista de mi nombre, seré en tus manos seguro azar, y un amor. Te observo desde el umbral, arden tus labios y los ojos de mujer.

Ven a buscarme…

Mónica López Bordón

http://http://vivirparacontarlaconpoesia.blogspot.com/
http://http://www.monicalopezbordon.com/


Flores azules sobre la mesa - pastel sbre tela 60 x 73

24 octubre 2010

Renoir y Vivir por la Belleza



Caballetes con poleas y pinceles atados a sus deformados dedos fueron algunos de los ingenios que tuvo que emplear Auguste Renoir para seguir pintando. Durante 25 años, el maestro impresionista padeció una artritis reumatoide cada vez más incapacitante




Quitad de los corazones el amor por lo bello, y habréis quitado todo el encanto a la vida.

Jean Jacques Rousseau (1712-1778) Filósofo francés.



La belleza es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica.

Jorge Luis Borges (1899-1986) Escritor argentino.



No está mal ser bella; lo que está mal es la obligación de serlo.

Susan Sontag (1933-2004) Novelista y ensayista estadounidense.


La belleza perece en la vida, pero es inmortal en el arte.

Leonardo Da Vinci (1452-1519) Pintor, escultor e inventor italiano.

Es terriblemente triste eso de que el talento dure más que la belleza.

Oscar Wilde (1854-1900) Dramaturgo y novelista irlandés.

La belleza no mira, sólo es mirada.

Albert Einstein (1879-1955) Científico alemán nacionalizado estadounidense.

15 octubre 2010

Manuel Cerezo Arriaza.


RECOMIENDO VISITÉIS EL BLOG
DEL AMIGO MANUEL CEREZO ARRIAZA.

DISFRUTARÉIS DE ARTE Y LITERATURA CON MAYÚSCULAS










Andrés Rueda, Imagen de un recuerdo, Galería de Arte La Zubia (Granada), 2010.



La sinestesia que da nombre a este cuadro, Aroma de un recuerdo, de Andrés Rueda, nos invita a mirarlo de una manera especial. La fuerza evocadora del recuerdo queda asociada a una imagen plástica, vegetal, en un espacio envuelto con un flou desvaído, una línea de horizonte difuminada tras la huella bien marcada, en primer plano, de la rama que cae de un árbol que está fuera del espacio visible. En un segundo plano, una masa de vegetación poco definida y de un color celeste se refleja en la superficie de un estanque en el que podemos ver también la claridad de un cielo con tonalidades cárdenas y violetas.
La composición diagonal compensa así los planos, el primero bien marcado a la derecha, y el segundo ubicado a la izquierda, que se adelanta a un tercero más evanescente. Las ramas que caen en primer plano le dan presencia y cercanía a unos planos medios más diluidos y manchados.
El cuadro es atmósfera, espacio, profundidad, reflejo, introspección, memoria. No estamos ante un paisaje que haya sido transcrito en pintura, sino ante una evocación interna, soñada, alimentada de nostalgia.
La materia de esta obra está constituida por la superficie plana y blanca de la tela de algodón sobre la que el pintor ha aplicado múltiples y dispersas manchas de pintura distribuidas con un orden caprichoso y aparentemente incoherente, si nos aproximamos mucho a su superficie.
Vistas a cierta distancia estas manchas mezclan sus tonalidades en nuestra retina y el conjunto se organiza según las leyes de la percepción, que descubriera la gestalt, tras la experimentación impresionista, asignando formas y volúmenes reconocibles, espacios y profundidades, según las convenciones de la visión, de tal forma que todo cobra una apariencia tan reconocible como ilusoria.
El cuadro pintado por su autor ha sido reconocido y percibido por el espectador anónimo como una forma expresiva cargada de insinuaciones y sentimientos. El pintor ha puesto la tela y las manchas, el espectador les ha dado sentido y conformado como la representación de una sustancia.
Todo texto pictórico es el cruce de dos miradas, la del creador y la del observador atento, que al recrear atribuye, valora y agrega tonalidades perceptivas y sensitivas. Es el lenguaje de las formas simbólicas, de la materia y la forma, en una poética que no nace de las palabras, sino de un código analógico muy aquilatado y con una dilatada tradición cultural y artística. El cuadro es el pre-texto del verdadero texto interior.

Manuel Cerezo Arriaza.

12 octubre 2010

AL ABRIGO DEL OTOÑO


Espejo de Otoño 140 x 100




AL ABRIGO DEL OTOÑO

Cuando los dioses no te reservan una mirada
y las horas se abisman en una lenta decepción,
cuando las ansias se estrellan en la quimera
y los sueños duermen la siesta de los ángeles,
cuando la brújula equivoca el norte de las cábalas
y las lágrimas silentes se amparan al abrigo de las sombras,
cuando no te hallas ni en la suela de tus zapatos desgastados
y tus huellas no son más que nieblas ensimismadas,
cuando tu nombre se salpica de estremecimiento
y tu figura se pierde en la bruma de la memoria,
cuando tu herencia se disipa en los corazones sin ojos
y tu sentir te hunde en los pozos del desengaño,
cuando no conoces el nombre de las cosas
y tu pensamiento vaga por las planicies frías del abandono,
cuando crees que todo está perdido de antemano
y renuncias a tu voz rebelde y a tu alegría alzada,
descubres lo que queda: los ríos plácidos de la naturaleza,
los reflejos tibios del sol en las hojas de los árboles,
los caminos radiantes del hermoso otoño,
esos caminos que se difuminan en cálidos abrazos de sentido.

Isabel Martínez Barquero


http://elcobijodeunadesalmada.blogspot.com

07 octubre 2010

SOLITARIO


Solitario 60 x 60

Buscaba su sombra… ¡imposible encontrarla! En un mundo de colores no hay sombras, no sabrían donde colocarse, siguió caminando despacio admirando la vegetación que sin apenas darse cuenta acababa de descubrir…, si quedó parada al lado del rio azul, tanto que sus tranquilas aguas no permitían que ningún ojo humano las traspasara…, tal vea ese fuera el motivo de que los peces de colores salieran a saludarla…
La inundaba la ilusión… ¡todo era tan bello!!
Se sentó sobre la hierba y sus dedos jugaron con ella, corto una poca y la acerco a su cara, sintió su olor…, distinto al resto de la hierba porque también olía a él…, la nostalgia inundo su alma, tan cerca la visión de esa cara tan amada y al mismo tiempo tan lejana, hizo que de sus negros ojos brotaran lagrimas brillantes que sin remedio se perdían en la hierba de sensuales olores y…., el paisaje se estremeció…, y reaccionó.
Las aves trinaron para ella, la brisa le trajo un mensaje escrito en una hoja de un árbol cualquiera…, lo leyó,¡¡se levanto!! …Y corrió hacia el matorral de hermosos colores, porque allí estaba él con una gran sonrisa…, un abrazo les unió y un beso sello su amor.
…Y fue el singular paraje el único testigo de su pasión.



Campo Azul


02 octubre 2010

UN BRILLO SOBRE LA LEJANÍA

Espejo de estaciones en la Alhambra 110 x100



UN BRILLO SOBRE LA LEJANÍA


Soy una mujer que se encuentra
perdiendo su pasado,
borrada memoria de mí
con rosas en la piel
y carne de versos.

Caigo de mí misma.

Conjugo el verbo ser, el verbo amar
y vivo la vida total
como una guerrera,
fiera, callada, poderosa,
de canto errante
a cada lado del brillo, de la lejanía.

Sin nostalgia
sumo unos labios a otros labios
y la flor de la flor queda enlazada
cuando escapo en la llanura del aire
y vuelvo a quedar estrechada
alrededor de mí.

Cercana lejanía
cuando conjugo de nuevo el verbo ser
y siento que podemos tener mil silencios
paralelos
en un brillo inexplicable
sorprendiéndonos la boca.

Mónica López Bordón



http://vivirparacontarlaconpoesia.blogspot.com

29 septiembre 2010

CRISTALINA


Danza de agua 130 x 130

http://www.galeriadeartelazubia.com

CRISTALINA



Una gota de agua se desliza
sobre un cuerpo transparente,
buscando caricias sobre
lagos de piel.
Suavemente produce
movimientos, lagunas
de pasión entre moléculas
colosales, un alma perdida.

Desea más y más,
estalla en pedazos y
desemboca en arroyos
sujetos al sorbo de una nueva
búsqueda.

Navega en profundidades
de mares azules,
en senderos de lágrimas
cuando se siente sola.

Cristalina llora y llora,
a veces dicen que es
una mujer desnuda,
donde nadie
se refleja en ella.

Lourdes N.J

http://ajedrezdamass.blogspot.com

27 septiembre 2010

Puente de Brooklyn


http://galeriadeartelazubia.com


Puente de Brooklyn

Un arco ató mi existir
entre la isla y la tierra,
dividida por el río,
aun huelo el agua…
y la madera de un barco infinito.

Volé Manhattan en sueños,
cómo gorrión perdido,
atraqué sembrando en Central Park
mis pies y en el estanque,
silbé en el metro
y bailé la parodia callejera.

¿Por qué extraña migración
mi temprana lengua
hubo de hallarse extraña,
si aún es la ignorancia
el palacio que me habita?

San Patricio…
elevó alta la mirada
y allí arriba y hacía abajo,
me vi montada sobre la cresta
del Empire State Building.

Invierno en Nueva York...
enredadas las mordidas uñas
a los guantes,
rascando la escarcha de la ventana…

Fría cárcel sobre río…
que helaba la sonrisa…
atrapada en el lugar de nadie,
en la ciudad de nadie y de todos…
¿Quien es dueño acaso del camino,
del río o del puente?

Llegue allí en solitario,
a la cumbre de mi techo
y en un rincón secreto…
por el cual anduve,
jamás llegue de niña
a soñar su nombre.

Colgué allí mi huerto vacío,
suspendidas piernas
sobre el precipicio de un cuatro piso,
me bauticé en agua fresca,
con la lluvia un baño de rocío,
desnuda ante el cielo abierto,
viendo el puente desde lejos.

Precipité la pluma a la hoja blanca,
a la tela nívea con mis dedos…
pescando los ríos dulces...
las gaviotas de papel
con redondeadas líneas infinitas.

Cruce los campos,
los paseos y los espacios,
dimensión de veinte ceros,
mas veinte veces veinte…
y entro en mi vientre el dolor...
el sufrir de la palabra…
del discurso y del gesto contenido.

Con el verso en silencio, solo el arco,
extendió de nuevo su largo brazo,
y cruce la memoria del puente,
aquel puente que marco el destino…
el tuyo madre…
y el mio…

Ivonne Sánchez Barea


22 septiembre 2010

OTOÑO FUGAZ

Juntos en la corriente de los amarillos 100 x 100





OTOÑO FUGAZ


Me paré a pensar,
mientras pensaba
me olvidé del tiempo.

El otoño estaba a punto de llegar,
podría arrastrarme
como hoja desahuciada de su árbol.

Me paré a pensar,
quedé paralizado,
como un muerto,

sin saber
si era la vida un sueño,
si tenía que despertar.

Salí corriendo,
pisando los relojes que funcionaban.

Cuando el tiempo se cubrió de silencio
ya no pude pensar en nada;
había caído sobre mí el otoño.

Marcos Jiménez León

http://cmomentos.blogspot.com/

19 septiembre 2010

CITA ESTACIONAL


Cita estacional 120 x 70


CITA ESTACIONAL

Como a la semilla de un árbol,
con sed y sin argumentos
para vivir esa noche,
me dejastes plantada.

Sin saber qué te produjo
aquella inesperada cita,
sabías que estaba allí
sentada,
en aquella escalinata
insulsa y desolada.

_ Podrías haberme avisado_

Marché a casa
con sentimientos helados,
el corazón palpitando
la amnesia de delirante amor
bajo la sombra de mis pasos,
esas que los árboles dejan,
cuando un amor
ha muerto para siempre.

Aún rota, un mensaje al telèfono :

_ soy yo_ , lo nuestro terminó,
he decidido tomar otro camino.

¿ Otro camino? ! Será bastardo!.

No recordé que era otoño,
donde se despojan
los sentimientos
caídos por los suelos
de esas alamedas,
donde vendrán a barrer sus hojas
y llevárselas para otras estaciones
más primaverales

Lourdes N. J.

http://ajedrezdamass.blogspot.com/

15 septiembre 2010

Amarillos -Elena Martín Vivaldi


Amarillos

I
Qué plenitud dorada hay en tu copa,
árbol, cuando te espero
en la mañana azul de cielo frío.
Cuántos agostos largos, y qué intensos
te han cubierto, doliente, de amarillos.

II
Toda la tarde se encendía
dorada y bella, porque Dios lo quiso.
Toda mi alma era un murmullo
de ocasos, impaciente de amarillo.

III
Serena de amarillos tengo el alma.
Yo no lo sé. ¿Serena?
Parece que entre el oro de sus ramas
algo verde me encienda.
Algo verde, impaciente, me socava.
Dios bendiga su brecha.
Por este hueco fértil de mis ansias
un cielo retrasado me desvela.
Ay, mi esperanza, amor, voz que no existe,
tú, mi siempre amarillo.
Hazte un sol de crepúsculos, ardiente:
ponte verde, amarillo.
[Arco en desenlace]


Elena Martín Vivaldi

09 septiembre 2010

Mañana del 8 de Septiembre

Lola, directora de galería de arte la Zubia, y yo



Entrada a la galeria


Interiores



Stella y Pedro
Antonio Morillas el arquitecto tecnico y Pedro

22 agosto 2010

Morí por la Belleza

Mañana de brumas Venecianas 116 x 100

Morí por la Belleza


Morí por la Belleza, pero apenas
acomodada en la Tumba,
Uno que murió por la Verdad yacía
En un cuarto contiguo-
Me preguntó en voz baja por qué morí.
-Por la Belleza -repliqué-
-Y yo -por la Verdad- Las dos son una-
Somos Hermanos -dijo-
Y así, como Parientes, reunidos una Noche-
Hablamos de un cuarto a otro-
hasta que el Musgo alcanzó nuestros labios-
y cubrió -nuestros nombres-


Emily Dickinson

19 agosto 2010

DE ESPALDAS A LA FIESTA





DE ESPALDAS A LA FIESTA

He venido con palabras en las manos,
como un niño que se amamanta,
como una muchacha que recibe su primera caricia.

Nadie me llamó,
ni mi nombre aparecía entre la lista de invitados,
un breve recuerdo, un íntimo pensamiento,
un gesto acaso en uno de los asistentes
ha bastado para esta presencia
que es un inconveniente.

Todos hablan en voz baja y me observan,
deseosos de que desaparezca.

Soy extraño entre aquellos que un día reíamos
y bebíamos juntos,
quizá cómplices de la misma aventura
-¡qué palabras tan deleznables!-

Hoy he llegado como un suspiro,
como un soplo,
como la misma sangre siempre presente,
tan dolorosa cuando resbala por la piel abierta de la herida.

Y aquí estoy, indiferente,
igual que un firmamento ocupando todo el espacio de la atención,
dioses pequeños observándome.

No, no es la música, los vasos, las promesas,
las falsas vestimentas, lo que me atrajo.

Sólo un pensamiento:
duele la vida sin esperanza,
sigue la rueda sin cansancio.

Traigo un sueño y alguien me espera,
mirando al cielo,
de espaldas a la fiesta.



Pedro Enríquez


Granada, España, 1956. Poeta, narrador, editor y arquitecto.

18 agosto 2010

ANCLADO EN MI TRISTEZA DE PROFETA

Venecia bajo el cielo de Granada 110 x 100


ANCLADO EN MI TRISTEZA DE PROFETA



Anclado en mi tristeza de profeta

sé cuánto ha de valer lo que hoy recibo;

cuánto valdrá después esto que vivo

sujeto a este después que me sujeta.



Mi plenitud en ti quedó incompleta

y espera un no sé qué definitivo.

Mientras, cerca de ti, escribo y escribo,

poeta al fin, en tiempo de poeta.



Sé cuánto ha de valer; eso es lo triste.

Valdrá más que lo mucho que poseo

el recordar lo mucho que me diste.



Profetizado don, con que falseo

esta presente gracia que me asiste

y esa futura gracia que preveo.


Rafael Guillén

(1957) De "Pronuncio amor"


http://www.rafael-guillen.com/