13 diciembre 2010

Paisaje de oro



Paisaje de oro 80 x 80



No era la Muerte, pues yo estaba de pie...

No era la Muerte, pues yo estaba de pie
Y todos los muertos están acostados,
No era de noche, pues todas las campanas
Agitaban sus badajos a mediodía.

No había helada, pues en mi piel
Sentí sirocos reptar,
Ni había fuego, pues mis pies de mármol
Podían helar un santuario.

Y, sin embargo, se parecían a todas
Las figuras que yo había visto
Ordenadas para un entierro
Que rememoraba como el mío.

Como si mi vida fuera recortada
Y calzada en un marco
Y no pudiera respirar sin una llave
Y era como si fuera medianoche

Cuando todo lo que late se detiene
Y el espacio mira a su alrededor
La espeluznante helada, primer otoño que llora,
Repele la apaleada tierra.

Pero todo como el caos,
Interminable, insolente,
Sin esperanza, sin mástil
Ni siquiera un informe de la tierra
Para justificar la desesperación.


Emily Dickinson

5 comentarios:

Elsa Tenca Mariani dijo...

La eximia Emily!!

Y el oro de tu cuadro disuelto en el azul perdurable.

Afectos:

campoazul dijo...

...Y es sin duda el mejor paisaje de oro que vi reflejado en un cuadro, tiene arte y gusto por la naturaleza. Le das el toque que necesita para ser perfecta...

Besitos.

Sneyder dijo...

Cuando todo lo que late se detiene
el espacio mira a su alrededor...y
un bello paisaje de oro se abre ante mis hojos atrapandome....
Me encanta la pintura.

Un saludo

Feliz dijo...

Hermosos versos. Precioso paisaje, reflejos maravillosos. Feliz día. Saludos cordiales.

Mayte dijo...

A nadie puede pasarle desapercibida esta obra. Esos colores que van del rojo al dorado capturan al espectador, obligándole a recorrer con la vista el cuadro, de izquierda a derecha. La preciosa arboleda queda enmarcada por un cielo sobrio con nubes que refrescan el ambiente, característico de la epoca otoñal. La luz, los reflejos de las nubes y los árboles en el agua transforman la escena en un paisaje idílico. Y como punto final, esas hojas flotando que captan al que se deleita con esta pintura, para que no se olvide de contemplar esas bonitas aguas.Un espectáculo de belleza Andrés. Mi más sincera enhorabuena. Mayte