18 agosto 2017

EL BOSTEZO DE LOS ARBOLES







EL BOSTEZO DE LOS ÁRBOLES

Hoy canta la muchedumbre
de los páramos
y no te acoge el cielo de otros días,
brilla el espacio mientras tanto,
como la losa de la lápida
que enajena tus pupilas.

Buscas la salida en la encrucijada,
lloverte con las hojas
del árbol que te mira y te despierta

con la luz nacida entre tus brazos.

Serafin Sanchez



08 agosto 2017

Poesía en el Laurel 2017



Extendía el arco su sombra,
luz detrás,
una puerta, un muro antiguo
abierto acaso al destino,
luz de otro signo, de otra edad,
tibia y ausente
como recordando el abrazo extraño,
guardián de la piedra hacia lo desconocido.

Pedro Enriquez



13 julio 2017

ILUMINISMO FAUVE


FLORES ESCONDIDAS



¿Qué pasó con el fauvismo o fovismo? El peculiar equilibrio entre la multitud de colores deslumbró sus ojos de hombre del norte (Matisse) y le impulsaron a un arte innovador, que liberaba la representación del paisaje de la esclavitud de la perspectiva y del papel descriptivo de cada pigmento, de cada tonalidad. Había nacido el fauvismo, así bautizado después que el crítico francés Louis Vauxelles, en el Salón de Otoño de 1905, tachara a estos artistas de fauves, fieras.

En tu caso, aparte de la virulencia, la impetuosidad del color, está la luz, inherente a la pintura, genesíaca, que determina la construcción de los motivos, su modelado, incluso la configuración del ritmo creado por la imagen. El tratamiento de la luz que haces, para la reactivación de los colores y disposición u ordenamiento de la composición, buscando el equilibrio más sutil, son rasgos fundamentales que, a la vez, afirman un estilo propio que difícilmente se reduce a una tendencia convencional.

La valentía cromática de que haces gala posee ecos de los fauves y del iluminismo de Sorolla, así como de los expresionistas alemanes; ecos, también, de una “alegría de vivir” que alcanzará después (me parece intuir) tintes dramáticos, aunque siempre contenidos: porque es como si eliminaras de la pintura todo elemento sensual para quedarte con la pura esencia del color y de la luz: vibramos con la belleza de lo que se afirma y sentimos la melancolía de lo que se pierde: surge una belleza nueva y poco sentimental: tu pintura es tu alma desgarrada.

Es el iluminismo fauve, tan lejos —parece plausible pensar— de la ortodoxia dominante y del desafío programático de los inicios.

Ávila, a 10 de julio de 2017


Serafín Sánchez González

25 junio 2017

VOLVIÓ A SUCEDER



Los fauvistas creían que a través de los colores podían 

expresar sentimientos y este pensamiento condicionó su 

forma de pintar. No buscan la representación naturalista, 

sino realzar el valor del color en sí mismo. Por ello, 

rechazaron la paleta de tonos naturalistas empleada por

los impresionistas a favor de los colores violentos para 

crear un mayor énfasis expresivo.