19 noviembre 2010

Loma encantada


Loma encantada

Este cuadro es una sugestión de formas y colores acentuada por su encuadre horizontal tan acusado que limita la verticalidad y nos remite a un encuentro, del cielo y del suelo, lleno de vida y evocación erótica. Uno cielo luminoso y coloreado en azules, y un suelo húmedo, floral, lleno de vida y belleza. Todo está envuelto en la abundancia de colores y de vegetación. La composición acentúa las líneas suaves y onduladas, el cielo se deja deslizar suvamente por la loma. Un sueño de confort natural y abundancia nos invita a relajarnos, a gozar del encuentro cercano de dos mitades que se reclaman. Es una obra que nos incita a averiguar el secreto de su atractivo.

Manuel Cerezo Arriaza

http://manuel.cerezo.name/

5 comentarios:

Paco Sales dijo...

Ya no se que decir despues de haber leido el pie de foto, simplemente fántastico, color, textura, composición..precioso. Un fuerte abrazo amigo Andrés

E. Martí dijo...

Horizonte de luz
atisbo de ternura entre las hierbas
impertinencia del tiempo
que se para
aprende
nada dice
porque late la tarde incombustible
y tu corazón se empeña en ser más tibio
más gozoso
azul ternura en consonancia
para que las nubes
nada digan por tí.


Abrazos amigo.

Pedro López Ávila dijo...

Preciosa descripción, en un excelente ejercio de prosa poetizada,de una obra que nos invita a la ensoñación y al recuerdo en el equilibrio de la naturaleza. ¡enhorabuena! a ambos.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Una loma encantada que, desde el verde, requiebra a los azules.
Crepúsculos que llaman a la luna y envuelven en fuego a la solitaria encina.
Reflejos ocres, del color del alma anaranjada, que destilan belleza en su vocación de Narcisos.
Blanca sencillez desparramada por los jarrones cándidos.
Dormida, ella ha dejado la impronta de sus sueños al acariciar su aliento el aire.
El ángel es el secreto.
El color es la llave.

Andrés, me dio un "repente" al contemplar los nuevos cuadros que no había visto.
No me cansaré de decírtelo: tus pinturas me llegan a lo más hondo, me remueven y me conmueven.
Gracias por tanta hermosura y un abrazo fortísimo.

Maria Rey dijo...

Una auténtica obra de arte. Preciosa! Un saludo, Andrés.