27 enero 2011

Solo azules y rosas



Solo azules y rosas 90 x 90


Poema XII, "Pañuelos de La Alhambra"


Brisas de soledad
en el canto canela
de la frialdad del sol.
Una violeta se muere
sin ver el vuelo de las golondrinas.
Desde un rincón olvidado
pliega sus hojas
y envuelve en adiós
la fantasía más bella, regalo del aire.
Creyendo que un día
surcaría los cielos
sobre un corazón de plumas,
pasó su tiempo
sin saber
que su viento de vida
era la tierra firme bajo su tallo.
Vendrán otras primaveras
pero ella no las verá.
La tierra fiel
que germinó sus encantos
la guardará en su ensueño
con lágrimas de cal
y puede que alguna vez
le cuente a las golondrinas
la historia de una violeta
que murió soñando
con surcar los cielos,
sobre un corazón de plumas.

Mara Romero Torres



http://somaytu.blogspot.com


http://elcorazondelvientoensomaytu.blogspot.com/

8 comentarios:

Mar dijo...

Qué bonito poema has elegido para acompañar ese lienzo en azules y rosas...


(...)
Vendrán otras primaveras
pero ella no las verá.
(...)


Abrazos.

campoazul dijo...

Bonitos colores para una bella vista..., y acompañada con poesía ya forma una tierna melodía.

Besitos.

Paco Sales dijo...

Un bello poema para acompañar esta sinfonia de colores, un bellisimo cuadro amigo Andrés, recibe un fuerte abrazo

E. Martí dijo...

Siento este periodo de silencio pero ando muy ocupada por cuestiones laborales. Te leo cuando puedo y sigo aquí.
Abrazos de mar atlántico.

Elsa Tenca Mariani dijo...

La relevancia del Azul en este bellísimo cuadro opaca los atardeceres!!

Abrazo

Mónica López Bordón dijo...

Me ha encantado encontrar aquí la poesía de MAra, es tan ella...

Preciosa conjugación con la pintura delicada y sutil.

Felicidades a los dos.

Besos

Rebecca dijo...

hola Andrés,
vengo fascinada de tus colores a leerte. Un verdadero y agradable Wellnes permanecer aqui leyendote.

un abrazo^^

Mayete dijo...

Tan solo te bastan dos colores para hacer una gran obra.Rosa en ese cielo que dice adios al día. Azul en la basílica, aquella que el hombre edificó, enmarcado por ese cielo,obra del Creador. Y ambos colores se funden en el agua... parece que hayas querido decirnos con esos dos tonos algo más que aquello que se ve, quizás la unión entre el hombre y Dios, la belleza creada por uno y por el Otro, y ahí tú para mostrarnos esa imagen cargada de espiritualidad. Tus obras hablan, tienen vida. Felicidades amigo por crear obran tan bonitas.

Mayte