13 julio 2017

ILUMINISMO FAUVE


FLORES ESCONDIDAS



¿Qué pasó con el fauvismo o fovismo? El peculiar equilibrio entre la multitud de colores deslumbró sus ojos de hombre del norte (Matisse) y le impulsaron a un arte innovador, que liberaba la representación del paisaje de la esclavitud de la perspectiva y del papel descriptivo de cada pigmento, de cada tonalidad. Había nacido el fauvismo, así bautizado después que el crítico francés Louis Vauxelles, en el Salón de Otoño de 1905, tachara a estos artistas de fauves, fieras.

En tu caso, aparte de la virulencia, la impetuosidad del color, está la luz, inherente a la pintura, genesíaca, que determina la construcción de los motivos, su modelado, incluso la configuración del ritmo creado por la imagen. El tratamiento de la luz que haces, para la reactivación de los colores y disposición u ordenamiento de la composición, buscando el equilibrio más sutil, son rasgos fundamentales que, a la vez, afirman un estilo propio que difícilmente se reduce a una tendencia convencional.

La valentía cromática de que haces gala posee ecos de los fauves y del iluminismo de Sorolla, así como de los expresionistas alemanes; ecos, también, de una “alegría de vivir” que alcanzará después (me parece intuir) tintes dramáticos, aunque siempre contenidos: porque es como si eliminaras de la pintura todo elemento sensual para quedarte con la pura esencia del color y de la luz: vibramos con la belleza de lo que se afirma y sentimos la melancolía de lo que se pierde: surge una belleza nueva y poco sentimental: tu pintura es tu alma desgarrada.

Es el iluminismo fauve, tan lejos —parece plausible pensar— de la ortodoxia dominante y del desafío programático de los inicios.

Ávila, a 10 de julio de 2017


Serafín Sánchez González

3 comentarios:

Montserrat Sánchez Sobrino dijo...

Estoy de acuerdo con el crítico de arte, Serafín Sánchez González.

Montserrat Sánchez Sobrino dijo...

Creo que se ha inaugurado un nuevo movimiento pictórico de la mano de su mayor representante, el artista Andrés Rueda.

Esther Pérez Martínez dijo...

Un título acertado y muy descriptivo de tu ser en un lienzo. Continua iluminándonos con tu esencia. Te quiero. Esther