29 octubre 2014

LA CALMA



RETORCIDA Y AÑORANTE
Retorcida y añorante,
pálida y afligida,
la flor destila
aceite para sobrevivir.
Será la espada
la que acaricie
sus sutiles pétalos
para despertar
los áridos afectos
olvidados.
Será su hoja punzante
con acero templado
la que matará
sus recuerdos
y así,
la rosa volverá
con su efluvio oloroso
a germinar de nuevo.
MERI PAS BLANQUER