21 febrero 2014

Noche de Verano, en un sueño de Febrero, en Granada






Embriaguez

En jarros tallados en nácar

apuro un licor ignorado...

Tal vez ni del Rhin en las cavas

pudiera mi sed encontrarlo.

Con una embriaguez de rocío,


borracha de incógnitos hálitos,

tabernas de azul diluido

recorro en perpetuos veranos.

Cuando las abejas

y las mariposas,

agobiadas, ebrias, 

vuelen de las pomas,

aún libaré yo mi vaso

de extraño licor...

Hasta que los ángeles

me agiten su níveo penacho,

y a los ventanales

celestes se asomen los santos

para contemplarme

borracha de azul y de sol.

Emily Dickinson