23 julio 2013

Melancólicamente

Melancólicamente

TIENE QUE SER AHORA
La noche se desploma desbordada de estrellas,
me asomaría a tus ojos de alegría infinita.
Me enamora tu risa que como enredadera,
trepa por mis tobillos, se enrosca en mi cintura,
y muere entre mis pechos, confundida conmigo.

Tejo una red de átomos para el desasosiego,
y me pregunto tantas, tantas veces las cosas,
¿cómo no escuchas esto que late aquí en mi alma?
¿todas las oraciones sacrílegas que rezo,
las veces que renuncio a escapar de tus ámbitos?

Y te amo, te amo, aunque ya es imposible,
y en la noche cerrada se ha perdido un lucero
que se llamaba amor o se llamaba tú,
y mañana, mañana, salmodiarán los pájaros,
con su trino lejano, una extinta pasión.

Es ahora cuando arden la cruz y sus maderos,
y el deseo se abre como una flor ignota,
es ahora cuando expira la dicha en el costado,
mañana será tarde, mañana habré agostado,
esos bosques que anoche, no regó nuestro amor.


Alejandra Menassa de Lucia.