26 marzo 2011

Inauguracion en Laura Marquez



Atardecer, Nubes y lluvia II

El día iba declinando
con el tiempo aplastando
y el reloj, marcando horas
que días van pasando…

Uno tras otro…
sin retenerlo,
ni en el aliento

Queda pues dibujado
cuando las nubes y el ocaso van pintando un espacio
de colores rojizos, neutros y anaranjados,
acaso algo violetas
dando paso a la noche,
despidiendo…
Y agarrados de la mano,
como amantes perdidos
al atardecer,
escondidos
que los besa…

Caliente… entre los dedos, entre las manos,
que saludan a la oscuridad que viene,
y la nocturnidad
que les abrace
en cobijo de manto
perfumado y estrellado,
de Dama de Noche,
y luces … en el cielo…

Mas no contento, en este proceso
los cirros desconsolados … lloran
canciones de enamorados
perdidos y derramados
entre cada gota de lluvia
que embelesa con su prisma
reflejando los colores,
incidiendo de luz, apagada,
encendida… reflexiva,
que salpica corazones…

Uniendo en un baile
tres razones de mi vida…
Un atardecer cargado de nubes y lluvia,
Alegóricamente:
Esperanza, Tiempo que es camino, y Amor que refresca…

Laura Márquez






EN EL HABER DEL SEXO


No está de más…
tocar de vez en cuando la entrepierna,
sentir la humedad hostil,
bajando lentamente
por el hueco que gravita el vientre.

Celeste, como un mar en llamas
muriéndose de fuego.
Resbalo mi indecente mecanismo de lujuria,
y afilo en elocuencia dedo por dedo.
Me avisto sobre mí, a dos metros de altura
y no me la creo…
ahí tendida y sulfurante.

Mis dos piernas abiertas
enmarcan la entrada al paraíso
y las lenguas torcidas del caído,
le rinden clemencia
al espectáculo más grande.

La humedad se extiende
a los costados de los muslos,
libre, para olvidarse a decoro
y enardecer como la flor salvaje
sin el capullo que la oprime en primavera.

Y en el haber del sexo…
trinca galopando el monte,
lubricada tal cuál hasta el culo
mi Venus oscila convexa.

La espalda encorvada y hastiada
de una fluorescente hembra
que ha visto correr a un animal vacío;
gravita impoluta.

¡Esta flotando!
Irradia candor sobre su instinto.

¡Cierren la boca!

Porque de mí,
se están llenando todos los caudales.

Y a estas alturas… ¡por Dios!

La mente de todo pervertido no puede reprimirse.

PAOLA HERRERA LEDESMA








Miles de gracias a todos los amigos que me acompañaron.




Tras meses de trabajo, por fin llego el día , que fue muy especial.

3 comentarios:

Maria Rey dijo...

Lamentablemente no pude ir a la inauguración, pero en unos días me paso por allí. Estoy deseando ver tus obras al natural. Un abrazo, Andres!

María dijo...

Enhorabuena por esa inauguración.
Enhorabuena por esos hermosos poemas.
Enhorabuena por los amigos que te arroparon.
Enhorabuena por la belleza, que es una de las pocas cosas de cuya existencia estoy segura.
Besos.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me alegro de todo lo bueno que te pasa, Andrés, bien lo sabes.
Un beso.