11 abril 2012

Exposicion, siete años de color.

Luz de Abril

Nunca he pretendido ser crítico de arte, aunque algunos se extrañen de mi osadía al ver como realizo algunos comentarios pictóricos sobre distintos autores, pero también es verdad que siempre he pensado que cada cual está de algún modo en su obra.

Ya sé que la obra del pintor, como la del músico, literato o escultor es plurisignificativa y que los críticos, según me comentaba un virtuoso pintor, son los encargados de sobrevalorar o infravalorar determinadas tendencias, estilos o autores dentro del mundo de la pintura, por la cual, evidentemente, cobran para llenar de pureza los oídos de los ignorantes.

Por tanto, la belleza, por poderosa que sea, no tiene razón para hacerse saborear exclusivamente por los intermediarios, aunque en el mundo en que vivimos, tan lejos de las artes, necesitemos medios externos que la expliquen a espíritus débiles y lánguidos para hacerse agradable.

Pensaba A. Machado que el elemento poético era "una palpitación del espíritu, lo que pone el alma, si es que algo pone, o lo que dice, si es que algo dice en respuesta animada al contacto del mundo".

Ocurre que la historia nos ha dado muestras de que muchos de nuestros mejores pintores y escritores vivieron en la más absoluta precariedad durante su vida y en el fluir del tiempo fueron rescatados a la gloria más, incluso, que aquellos que en su tiempo, al ser más vigorosos por sus adhesiones a la estética dominante resolvieron mucho mejor su situación socioeconómica.

A lo que iba: he observado, como amante de la pintura, a través de Internet y de algún medio próximo, que el pintor neoimpresionista, como yo catalogo con demasiada imprudencia, Andrés Rueda, siempre se presenta con el rostro descubierto, sin mirar en exceso su ombligo, fuera de tendencias, fuera de las prisas del tiempo actual y de disciplinas de mercado, pero imponiéndose siempre a la coherencia de las emociones que la luz y el color de sus obras nos invocan.

También, es cierto que una determinada tendencia, estilo o motivo de cualquier autor pueda gustar más o menos, pues nuestra capacidad no es tanta para osar comprender la disposición de la materia que ha llevado al autor, para que sea esa su finalización o su creación y no otra en la ejecución final de la obra.

Lo que sucede es que la pintura de Andrés Rueda atrapa, seduce, cautiva, ilumina los falseamientos de la experiencia real, de tal suerte que el espectador no queda indiferente a la fuerza expresiva de sus colores, de sus luces, de sus sombras y de sus nieblas, siempre con un toque de esperanza en el color que nos redime de la rigidez de un orden racional.

Esta pintura de Andrés tan alejada de academicismos, de dogmas, de clubs de pintores, de un mundo donde habita la mentira y la manipulación, tiende a constituirse (en solitaria búsqueda), en un impulso vital de una verdad, que es la suya; donde los lirios, las amapolas, las florecillas silvestres, los atardeceres, los amaneceres y la naturaleza (virgen o agitada), encuentran cobijo en toda su obra y es, en último término, una palpitación de su propio espíritu, que consigue transmitir a muchas almas que no necesitan un conocimiento especial sobre el arte.

Decía Aristóteles que los buenos legisladores cuidáronse más de la amistad que de la justicia. Por tanto, estas ideas sobre Andrés Rueda, pudieran parecer menos bellas y menos acertadas a aquellos que conocen la amistad que profeso, entre otros muchos, a este pintor, sin necesidad de estar ensamblados por alguna casualidad o conveniencia.

Por consiguiente, como no quisiera que nadie entendiera que lo que acabamos de decir pudiera envilecer mis sentidos, quiero someter a la propia percepción de todo el mundo el último cuadro de mi amigo Andrés, que aparece más arriba.

Pedro López Ávila

http://pedrolopezavila.blogspot.com.es

8 comentarios:

Perfecto dijo...

No puedo estar más de acuerdo con lo expresado por Pedro. Tu pintura es personalísima, y ello, no es mínima cosa. El colorido de tus cuadros colma los sentidos, y trascendiendo los mismos limites de la pintura, nos transporta a un mundo que existe más allá de los límites de que toda técnica adolece, y que nos da noticia de un mundo sensible propio (los expertos dicen que eso es el estilo), pero yo digo que es la misma personalidad del artista, su mundo sensible.

Un abrazo, Andres, hacia esa tierra granadina, que también es la mía.

Marinel dijo...

Creo que para no ser crítico de arte,ha sabido plasmar de maravilla ese vagar tuyo por el ecléctico impresionismo y realzarlo con tus cuadros a los que yo particularmente,llamo violeteados.
Porque haces un juego de colores en los que suele predominar la gama de violetas y me gustan mucho.
Un beso.

La Abela dijo...

Yo tampoco soy muy dada a criticar el arte o el artista, cada cual lleva dentro un pequeño genio que aflora cuando se deja libre, pero Andrés Rueda siempre tiene la cualidad de transmitir belleza, alegría y nostalgia al mismo tiempo.
Me gusta lo que veo cada vez que me asomo a su espacio.

campoazul dijo...

Pues como no soy ni entendida ni crítica de arte, solamente te voy a decir lo que siempre te he dicho:
Me gustan tus cuadros por su color y tu manera me pintarlos, porque tienes mano y buen gusto.
Lo sabes de sobra Pintor, ¡eres un artista!

Besitos.

Jesús Amaya dijo...

Querido Pedro, la pintura de Andrés Rueda no deja indiferente a nadie, absolutamente a nadie, porque es la obra de un hombre libre.

La vida de los colores que emplea Andrés Rueda tienen eso: VIDA, es decir, es impulso, es ingravidez.

Los dos cuadros de Andrés Rueda que viven en mi casa me salvan cada día en mis naufragios.

Para mí, el uso de toda la magia de los violetas y azules-en los que Andrés es un maestro-, en la pintura de Andrés Rueda
han devuelto a mi vida
la imaginación,
la intuición,
la paz,
el espíritu
en su más alto nivel de percepción y de ingravidez,
la nada,
la emoción,
la independencia,
la transgresión y ..¡la música!

Desde esta ventana de tu blog, querido Pedro, quiero dejarte el poema que le he escrito al cuadro Aroma de un recuerdo, de Andrés Rueda, que tengo en mi casa:

Para Andrés Rueda,
espejo de libertad personal u creativa.





Aunque aislado en tu universo de náufrago
-ya elegiste tu rincón-
con una cumplida indiferencia vives lejos
del asedio quebradizo de las vanidades
-de la cresta de la ola sobre todo-
sin perder el brillo vivaz en tus ojos.

Te preguntas
si encontrarás a quién explicarle
el desgarro interior de tus insomnios,
si comprenderás que tu último amor ya ha caducado
-prolongarlo es pudrirlo.

Traedme quietud
-dices-,
aprenderás a defenderte
de tantas compañías sin silencio
que de antemano sabes que te destruyen.

Traedme silencio
-susurras-,
vivirás dignamente, lejos de toda lucha estéril
por lo que ya no te pertenece,
aprenderás a estar triste sin humillarte,
ya no pasarás la vida rumiando tus reiterados errores.

Traedme luz
-suplicas-,
vivirás sólo por gusto,
no malgastando tiempo en otra espera.

Y aunque arrastras una pena de orfandad
-es tu pánico atroz-,
sabes que la muerte ya no es solución
para tu angustia.

Traedme quietud.
Traedme silencio.
Traedme luz.

Nauzet dijo...

Hola muy buenas, me gustaría contactar contigo para intercambiar información e intereses. Te invito a visitar mi web y conocer mis servicios gratis, ponte en contacto conmigo a través de la web y te enseñaré, entre otras cosas, como quitar la barra del blogspot, tu propio dominio gratis, proteger tu información, también ofrecer a tus visitantes la oportunidad de ganar gratis sin sorteos y llevarte tu ingreso sin costes.

en espera de noticias suyas
saludos y hasta pronto
http://www.portalecoahorro.blogspot.com

PD: Por favor, Elimina este mensaje en cuanto lo leas, Disculpa la molestia
Espero verte pronto

Read more: http://alimenta-criss.blogspot.com/2012/04/kringle-estonien.html#ixzz1rwiZgLG4

Anónimo dijo...

Soy tú amigo MIguel que tal "la exposición el vino y las mujeres"
Cuando vengas te traes una... botella de vino.
Los alagos sobran .Tú ya sabes que te apreciamos un huevo, eres cojonudo. un abrazo y hasta pronto

Lolica dijo...

Hola Andrés: algo tarde pero no quise dejarlo para después.
Buena y merecida crítica a tu hermosa y prolongada
labor creadora.
Sabes que se te admira por mi tierra...tus dos cuadros han dado que hablar.
Felicitaciones al crítico y especiales para ti, gran hombre.
Beso