29 septiembre 2010

CRISTALINA


Danza de agua 130 x 130

http://www.galeriadeartelazubia.com

CRISTALINA



Una gota de agua se desliza
sobre un cuerpo transparente,
buscando caricias sobre
lagos de piel.
Suavemente produce
movimientos, lagunas
de pasión entre moléculas
colosales, un alma perdida.

Desea más y más,
estalla en pedazos y
desemboca en arroyos
sujetos al sorbo de una nueva
búsqueda.

Navega en profundidades
de mares azules,
en senderos de lágrimas
cuando se siente sola.

Cristalina llora y llora,
a veces dicen que es
una mujer desnuda,
donde nadie
se refleja en ella.

Lourdes N.J

http://ajedrezdamass.blogspot.com

27 septiembre 2010

Puente de Brooklyn


http://galeriadeartelazubia.com


Puente de Brooklyn

Un arco ató mi existir
entre la isla y la tierra,
dividida por el río,
aun huelo el agua…
y la madera de un barco infinito.

Volé Manhattan en sueños,
cómo gorrión perdido,
atraqué sembrando en Central Park
mis pies y en el estanque,
silbé en el metro
y bailé la parodia callejera.

¿Por qué extraña migración
mi temprana lengua
hubo de hallarse extraña,
si aún es la ignorancia
el palacio que me habita?

San Patricio…
elevó alta la mirada
y allí arriba y hacía abajo,
me vi montada sobre la cresta
del Empire State Building.

Invierno en Nueva York...
enredadas las mordidas uñas
a los guantes,
rascando la escarcha de la ventana…

Fría cárcel sobre río…
que helaba la sonrisa…
atrapada en el lugar de nadie,
en la ciudad de nadie y de todos…
¿Quien es dueño acaso del camino,
del río o del puente?

Llegue allí en solitario,
a la cumbre de mi techo
y en un rincón secreto…
por el cual anduve,
jamás llegue de niña
a soñar su nombre.

Colgué allí mi huerto vacío,
suspendidas piernas
sobre el precipicio de un cuatro piso,
me bauticé en agua fresca,
con la lluvia un baño de rocío,
desnuda ante el cielo abierto,
viendo el puente desde lejos.

Precipité la pluma a la hoja blanca,
a la tela nívea con mis dedos…
pescando los ríos dulces...
las gaviotas de papel
con redondeadas líneas infinitas.

Cruce los campos,
los paseos y los espacios,
dimensión de veinte ceros,
mas veinte veces veinte…
y entro en mi vientre el dolor...
el sufrir de la palabra…
del discurso y del gesto contenido.

Con el verso en silencio, solo el arco,
extendió de nuevo su largo brazo,
y cruce la memoria del puente,
aquel puente que marco el destino…
el tuyo madre…
y el mio…

Ivonne Sánchez Barea


22 septiembre 2010

OTOÑO FUGAZ

Juntos en la corriente de los amarillos 100 x 100





OTOÑO FUGAZ


Me paré a pensar,
mientras pensaba
me olvidé del tiempo.

El otoño estaba a punto de llegar,
podría arrastrarme
como hoja desahuciada de su árbol.

Me paré a pensar,
quedé paralizado,
como un muerto,

sin saber
si era la vida un sueño,
si tenía que despertar.

Salí corriendo,
pisando los relojes que funcionaban.

Cuando el tiempo se cubrió de silencio
ya no pude pensar en nada;
había caído sobre mí el otoño.

Marcos Jiménez León

http://cmomentos.blogspot.com/

19 septiembre 2010

CITA ESTACIONAL


Cita estacional 120 x 70


CITA ESTACIONAL

Como a la semilla de un árbol,
con sed y sin argumentos
para vivir esa noche,
me dejastes plantada.

Sin saber qué te produjo
aquella inesperada cita,
sabías que estaba allí
sentada,
en aquella escalinata
insulsa y desolada.

_ Podrías haberme avisado_

Marché a casa
con sentimientos helados,
el corazón palpitando
la amnesia de delirante amor
bajo la sombra de mis pasos,
esas que los árboles dejan,
cuando un amor
ha muerto para siempre.

Aún rota, un mensaje al telèfono :

_ soy yo_ , lo nuestro terminó,
he decidido tomar otro camino.

¿ Otro camino? ! Será bastardo!.

No recordé que era otoño,
donde se despojan
los sentimientos
caídos por los suelos
de esas alamedas,
donde vendrán a barrer sus hojas
y llevárselas para otras estaciones
más primaverales

Lourdes N. J.

http://ajedrezdamass.blogspot.com/

15 septiembre 2010

Amarillos -Elena Martín Vivaldi


Amarillos

I
Qué plenitud dorada hay en tu copa,
árbol, cuando te espero
en la mañana azul de cielo frío.
Cuántos agostos largos, y qué intensos
te han cubierto, doliente, de amarillos.

II
Toda la tarde se encendía
dorada y bella, porque Dios lo quiso.
Toda mi alma era un murmullo
de ocasos, impaciente de amarillo.

III
Serena de amarillos tengo el alma.
Yo no lo sé. ¿Serena?
Parece que entre el oro de sus ramas
algo verde me encienda.
Algo verde, impaciente, me socava.
Dios bendiga su brecha.
Por este hueco fértil de mis ansias
un cielo retrasado me desvela.
Ay, mi esperanza, amor, voz que no existe,
tú, mi siempre amarillo.
Hazte un sol de crepúsculos, ardiente:
ponte verde, amarillo.
[Arco en desenlace]


Elena Martín Vivaldi

09 septiembre 2010

Mañana del 8 de Septiembre

Lola, directora de galería de arte la Zubia, y yo



Entrada a la galeria


Interiores



Stella y Pedro
Antonio Morillas el arquitecto tecnico y Pedro