29 junio 2010

Dia de vino y rosas




He intuido muchas veces la inspiración, la he sentido como algo necesario que nace desde adentro y empuja por brotar, por ser, por existir. Sin embargo hasta hace muy poco, apenas unos días, no había tenido la oportunidad de ver esa misma inspiración materializada en forma de Musas. Quizá el proceso siempre sea parecido y lo único que ocurre es que no le dedicamos la atención suficiente, pero indudablemente hay “algo” que nos lleva a todos los que intentamos crear allí.

Hace unos días fue mi cumpleaños, decidí pasarlo en la Alhambra sin ninguna razón aparente, sólo para dejarme invadir de su perfume y de su hechizo. Pasé horas disfrutando y dejando vagar la mente, tal era la abstracción que sentía llenándome de lo que me rodeaba que empecé a sentirme cansado, quizá ni siquiera era consciente del tiempo transcurrido, y quizá –también- la sensación de felicidad que se apoderaba de mí sólo se debía a las endorfinas, pero eso es cosa de científicos, yo estoy seguro que cuando uno sea recrea ante un paisaje, más si éste está vivo, empieza a integrarse con él y a tener otra perspectiva.

Me senté en un banco para descansar un poco, no sabía si había caminado cinco minutos o habían pasado horas, y de repente unas mariposas empezaron a revolotear cerca de mí, al principio me pareció natural, no había disonancias, sino todo lo contrario, era el detalle que culminaba la belleza del entorno. La armonía. Como si nada fuese por azar y una mano prodigiosa se hubiese encargado hasta del más mínimo detalle.

Las mariposas parecían cada vez más cercanas, recuerdo que llegué a pensar que querían hacerse mis amigas, al observarlas detenidamente me di cuenta que donde debía estar aquel cuerpo peludo había un minúsculo cuerpo de mujer, me froté los ojos pensando que mi imaginación me estaba jugando alguna de las suyas, y no, no sólo no se iban, me estaban haciendo señas para que las siguiera, habían organizado un baile con una delicada coreografía para que yo entendiera… las seguí distinguiendo sus bracitos por debajo de sus alas, como un extraño caminé hasta donde me quisieron llevar, hasta el centro mismo del lugar donde se pararon para decirme adiós con mucha ternura. Desaparecieron.

Miré a mi alrededor buscándolas, fue inútil, habían desaparecido casi de la misma misteriosa forma que habían llegado.

De repente mis ojos encontraron lo que tal vez estaban buscando, vi una composición perfecta: la armonía entre las rosas, los cipreses, los setos, las plantas, sentí los colores y acaricié las texturas.

Y entonces comprendí que ellas, la Musas del Generalife deseaban que yo plasmara aquel dulce momento del el día de mi cumpleaños. Saqué la cámara y me dispuse a atraparlo para luego en el estudio poder interpretarlo e interiorizarlo, aunque algo me decía que es paisaje ya estaba dentro mí.

Aquella misma noche después de escribir este pequeño suceso, me puse a pintar embriagado con el recuerdo del aroma de las rosas y el perfume del jazmín, desde mi terraza y con una copa de vino.

He aquí el cuadro que ellas me mostraron.

¿Se puede tener mejor regalo de cumpleaños?

21 junio 2010

Tu luz sublime! Granada












ANDRÉS RUEDA Y YO.

A cualquiera que le digan que Andrés Rueda ya reside en Granada le pueden sobrevenir ideas muy dispares, pero puede que casi todas las relacionen como un alivio ocasional de huir del deudor más peligroso con el que nos enfrentamos todos los días al oír o leer las primeras noticias de cada mañana: El desánimo

Una mañana del mes de mayo, habíamos acordado previamente, que vendría a visitarme a Granada y me traería algunos cuadros –entre ellos el de la Alhambra- que tanto ha rodado por media España, pues era intención suya instalarse en Valencia.

Me comentaba Andrés, que sus características psicológicas e incluso morfológicas se adaptaban mucho mejor al clima mediterráneo que a las tierras de Castilla, no por nada, sino porque necesitaba otro tipo de luz, a la vez que me mostraba, con cierta insistencia, el color de su piel, como si me quisiera decir que sus antecesores genéticos provenían del Mediterráneo y necesitara un aire distinto para respirar de otra manera nuevas brisas que impregnaran sus colores

Era un domingo un poco complejo para mí, cuando recibí su llamada, pues tenía a un familiar que acababan de hospitalizar, mi mujer estaba realizando un curso, había dejado las llaves dentro de casa , yo que sé, uno de esos días que nos arrastran a que confundamos la tragedia con el desconcierto del momento.

Pero, a lo que íbamos, llegó Andrés, acompañado de Stella, y con un cargamento de cuadros, dado que su pintura me había envenenado, y yo le había comentado la posibilidad de poner una galería de arte, fundamentalmente con sus pinturas; tapeamos ese día y lo dejé en el hotel, con su linda compañera, por si tenía que formalizar otros menesteres. (Andrés es muy menesteroso)

Digamos, de paso, que no se trataba de una galería al uso, sino comprendida como encuentro entre artistas, recitales de poesía , de música dulce ,escenificaciones, y un sinfín de actividades en el que se llegara a realizar una coexistencia pacífica entre los tertulianos, oyentes o admiradores del arte y el tiempo; de tal suerte que sus moradores no se sintieran perseguidos por el tiempo, ni que estos huyeran de él.

Al día siguiente , en la mañana, paseamos un poquito por la ciudad, el casco antiguo, y por la tarde se marchó con su compañera a la Alhambra.

A los pocos días, recibo una llamada suya llena de alborozo diciéndome: ¡vecino, ya somos vecinos! NO me lo podía creer. Había alquilado una casa a cincuenta metros de la galería y esta misma noche me escribe un correo, diciéndome que se está “hincando” unas alitas de pollo con un buen ribera, mientras contempla desde la terraza de su estudio los últimos restos de nieve en Sierra Nevada.

Estoy seguro que su patria es su nuevo domicilio, que no se habrá despedido de buenos amigos y amigas (como algún otro día no se despedirá de mí), que sus proyectos no tienen prisa, sino que son recortes de azar de los disparates de la vida de los artistas, surgen de forma inesperada. pero en ese corazón errante late un espíritu zarandeado por sueños que nunca llegaron a su destino. MI DESEO, ANDRÉS, ES QUE EN ESTA NUEVA ETAPA DE TU VIDA, AL MENOS, TUS BÚSQUEDAS SE ROCEN CON TUS HALLAZGOS.

Pedro

http://www.pedrolopezavila.com/


La galería junto con la exposición de mis trabajos se realizara durante la primera quincena de JULIO , proximamente haré una entrada indicando fecha exacta , y por supuesto estáis todos invitados.

Gracias Pedro por tu confianza en mi.

11 junio 2010

Desintegrando la huella del amor



En este espeso bosque deambulamos
buscando sin saber que buscamos,
quizás la dulce fruta de tu boca.
el interior de tu esencia, tu alma blanca.

Los rastrojos enmarañan el siniestro
paisaje alcalino y destemplanza en tu talante
surcamos los caminos del sendero
abrazando tu poderoso cuerpo,
mis manos enredadas a ti.

Huyes de mí como paloma emancipada,
clavas en mí una daga cuando me rechazas.
Entre malvas y ortigas, helechos y moras,
descubro en tus labios frambuesas silvestres
que amargan como la genciana.

Te imagino a su lado entregándote,
el no es rechazado, lo devoras y lo llenas
de amor en mi morada, te acuestas
en nuestro lecho, asediada de flores
y capullos muertos.

Volvemos al bosque, lánguida y fría,
no siente mis manos,
aprovecho y te beso, antes de soltarte
cayendo en el hoyo por tu mal trecho.

El tacto de mis dedos siente la humedad
del fango al que otorgo tu cuerpo.
Entre campanillas y flores que adorno
tu manta de viscoso légamo.
No sin antes despedirme con un beso,
te amo, siempre tuyo y siempre mía

MAICA
http://escuchamenelsilencio.blogspot.com